lunes, 4 de julio de 2016

UN TOQUE DE JAZZ EXQUISITO Y OTRO DE ROCK INAUGURAN EL XIX JAZZ SAN JAVIER.

La delicadeza del sueco Lars Danielsson y su Quinteto puso el concierto de la elegancia. En contraste, la segunda parte de esta apertura corrió a cargo del ex Uriah Heep, Ken Hensley y la joven y eficaz banda Our Propaganda.

El Nuevo Quinteto del sueco Lars Danielsson abrió la primera parte de la jornada inaugural (Fotos, Goio Villanueva).
Mientras Europa hace “aguas” con el reciente referéndum británico sobre su salida del grupo de los elegidos, la música –y más concretamente el jazz- sirve como vehículo de unión entre los pueblos siendo más efectiva, al menos de momento, que el triunvirato Alemania-Francia-Italia en su intento por tapar la vía abierta por el Reino Unido.
Una muestra inequívoca de ello es el Festival Internacional de Jazz de San Javier, en la Región de Murcia-España, que ha dedicado su apertura de la XIX edición a músicos europeos con distinta visión sobre el pentagrama. Se trata del cellista y bajista sueco Lars Danielsson y su nuevo quinteto, que llegaba dispuesto a dejar una extensa y palpable muestra de su jazz, así como del teclista, guitarrista y cantante Ken Hensley, cofundador del grupo británico Uriah Heep, que desde su residencia española continúa pululando música de rock a raudales acompañado de una joven pero contundente formación de músicos rockeros: Our Propaganda. Noche inaugural para la XIX edición de esta cita veraniega con el jazz y sus colaterales, que se celebra en el Parque Almansa de San Javier, junto a las aguas del Mar Menor en la Región de Murcia, situada en el Levante español.

Una edición que se dedica a la memoria de Billy Paul; el que fuera cantante de la banda cartagenera Ferroblues, Amador Blaya, y al pianista de John Pizzarelli durante más de una década, Ray Kennedy. Doce noches en el marco habitual del Parque Almansa con un total de 22 conciertos, más cuatro noches con otras tantas actuaciones por las que no habrá que pagar entrada ya que se celebrarán en distintos puntos de San Javier, Santiago de la Ribera y el Puerto “Tomás Maestre” de La Manga del Mar Menor, recuperando este apartado del jazz viajero suspendido años atrás como consecuencia de los recortes presupuestarios. En suma, dieciséis noches con 26 conciertos a unos precios que se mantienen y que, sin duda, hacen asequible el que los aficionados y habituales de este festival puedan continuar arropando cada noche a los músicos.

El contrabajista y compositor sueco Lars Danielsson.
La primera parte de esta jornada inaugural del XIX Jazz San Javier estuvo dedicada al contrabajista sueco Lars Danielsson, que llegó acompañado por su nuevo quinteto conformado por el pianista Grégory Privat; el que fuera baterista del desaparecido Esbjorn Svensson, Magnus Öström; John Parricelli, el guitarrista inglés, y el trompetista alemán Sebastian Studnitzky. La presencia de este músico sueco –sin duda, uno de los legendarios de Suecia y todo el jazz europeo- se ha debido a la presentación en este festival de su reciente álbum “Liberetto 2”.

Lars Danielsson comenzó su despliegue de “delicatesen” con una pieza interpretada por el sólo acompañamiento de un leve teclado de fondo titulada “Both Sides Now” para seguir -antes ya había presentado a la banda- con un tema rítmico, “Extension”  que animara a un personal ya predispuesto a disfrutar y dejarse encantar por los “cantos eslavos” que Danielsson y sus compañeros de escenario liberaban de manera medida y meticulosa. Un poco de acción y un remanso para el alma con “Liberetto”. Todo estaba calculado para un auditorio que se dejaba encantar.

John Parricelli es el guitarrista habitual de Danielsson.
Tras ello, Lars Danielsson indicó las piezas que habían sonado y avanzó la siguiente, “Orange Market” del mismo disco, en la que el quinteto volvió a brillar con su delicadeza interpretativa. Son músicos acostumbrados a investigar e indagar en los sonidos y por ello no nos extrañaba, aunque sí nos entusiasmaba, su amplio registro del que dieron una muestra generosa sobre el escenario del Jazz San Javier.

El que fuera baterista del desaparecido E.S.T, Magnus Öström.
Little Marta”, composición del guitarrista John Parricelli, dejó un momento de gloria para el autor de esta pieza para continuar con la belleza de sonidos y creaciones que el quinteto ejecutaba sobre el escenario desde las bases creativas de Lars Danielsson. Títulos como “I Tima”, “Marseille”, “Folksong” o “Driven to Daylight” con la que finalizaría el concierto, encandilaron a un auditorio atento y respetuoso con los músicos en su ejecución que eran premiados, cada vez con más calor humano, desde las gradas al final de cada pieza y del concierto. 

Grégory Privat imprimió rapidez al concierto.
Ya se sabe que no hay público que se precie que no insista en escuchar un tema más, como así fue por parte de este Nuevo Quinteto del contrabajista Lars Danielsson. “Bla Ängar” puso el broche de oro a una hora y veinte minutos de éxtasis musical envuelto en un delicado envoltorio. 

El trompetista alemán Sebastian Studnitzky creando atmósferas delicadas.
Lars Danielsson también nos mostró sus sonidos, a través del cello.
La segunda parte de esta primera noche del XIX Jazz San Javier tuvo, cómo no, su contraste musical a cargo del que fuera guitarrista y compositor de buena parte de las canciones, que llevaron al grupo británico Uriah Heep al estrellato del rock progresivo de los años 70 y 80 del pasado siglo XX. Ken Hensley, que reside en España desde hace mucho tiempo, ha continuado componiendo y tocando cada vez que ha tenido ocasión y la del XIX Jazz San Javier ha sido una de ellas. Arropado por una joven y contundente banda, Our Propaganda,  Hensley abordó un concierto plagado de su sello personal y de históricos iconos del rock que le valió el triunfo como eran largas cabelleras que se mecían al compás de algunos de los temas que sonaron, vestuario acorde con aquellos días de gloria y, en definitiva, una actuación no apta para espectadores impasibles y tranquilos (el foso del auditorio se llenó de inmediato).

El ex Uriah Heep, Ken Hensley, demostró que a pesar de los años sus canciones todavía están en la memoria colectiva de los rockeros.
Con un buen aspecto a pesar del paso de los años, que no perdona a ninguno de los mortales, Ken Hensley fue ovacionado cuando apareció sobre el escenario y comenzó a desplegar su “sabiduría” musical que Our Propaganda sabía ejecutar de manera contundente y profesional. Y sonaron canciones como “Brown Eyed Boy”, “Out Of My Control” y “Stealin”, que colocó al personal en el concierto por si alguno todavía andaba un tanto despistado. Sí he dicho bien lo de “colocó”, porque con esta última pieza del arranque, Hinsley nos recordaba aquellos años gloriosos de su ex grupo en los que las giras eran largas y pletóricas de éxitos allá por donde Uriah Heep llegaban.

El cantante Jack Denton recordó a Byron, pero también emuló al gran Robert Plant de Led Zeppelin.
El concierto de Ken Hensley y Our Propaganda venía a ser como el recuerdo de los años dorados del ex grupo del teclista y compositor de Uriah Heep. Muchas de sus creaciones de entonces volvieron a expandirse por todo el auditorio del Parque Almansa, como si muchos de nosotros regresáramos a nuestros tiempos jóvenes de los 70 con aquel rock duro y progresivo, en ocasiones más tranquilo en tiempos de baladas (que los rockeros siempre han creado como nadie), que nos transportaba a tiempos de gratos recuerdos. Y casi es normal que este creador no deje morir en el tiempo aquellas canciones que un día fueron casi himnos para millones de jóvenes almas, que las coreaban en sus conciertos. Volvieron a sonar piezas como “Circle Of Hands”, “ The Curse”, “Sunrise”, “Easy Living”, “The Last Dance”, o “July Morning”, que provocaban los inevitables bailes del foso y enervaban al personal auténticamente rockero que se dio cita en el Parque Almansa. 

Harvey Groom, guitarra, y el bajista Joe Newman con el atuendo clásico de los grupos de los 70 que, como ellos, nos hicieron disfrutar del concierto.
La banda que arropa al abuelo Ken suena muy bien y compacta así que atacaron, en la recta final de su primer paso por Jazz San Javier, otros míticos temas como “The Wizard”, “Tales” y la inevitable “Lady In Black”, con la que Ken Hensley & Our Propaganda cerraban su paso por este escenario que tantas noches de gloria musical nos ha dejado. A pesar de la avanzada hora de la madrugada, el auditorio pedía un poco más y Hensley y sus muchachos saltaron de nuevo al escenario para regalar “Gypsy”, con la que terminaron un concierto repleto de viejos himnos musicales que sobreviven al tiempo como su autor: Ken Hensley y su Our Propaganda Band.

El baterista Charlie Denton se mostró contundente en su atalaya.

Como en los años dorados de Uriah Heep, Ken Hensley interpretó "Lady In Black" con la guitarra acústica.
En resumen, una primera noche de contrastes musicales en la inauguración de esta XIX edición de Jazz San Javier con una primera parte de exquisito regusto jazzístico llegado desde Suecia con el Nuevo Quinteto de Lars Danielsson para, en la segunda mitad, cambiar absolutamente el chip que nos transportó a la década de los 70 del pasado siglo XX por los caminos del rock duro y psicodélico puesto en práctica, entonces y ahora, por el ex organista y compositor de Uriah Heep, Ken Hensley & Our Propaganda. La siguiente jornada nos deparaba una producción de Jazz San Javier a cargo de una leyenda viva del género: el pianista Kirk Lightsey, co liderando este proyecto con el armonicista español Antonio Serrano. Y después, cómo no, cambio de estilo para transcurrir por terrenos del funk y el rock con una de las mejores bajistas del momento: Nik West. Lo contaremos con detalles.

La banda Our Propaganda con su líder Ken Hensley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada