martes, 19 de julio de 2016

TONI ZENET TRIUNFA EN JAZZ SAN JAVIER. SPYRO GYRA REITERÓ SU PASIÓN Y DIVERSIÓN POR LA FUSIÓN INSTRUMENTAL.

El actor y cantante malagueño Toni Zenet realizó un concierto de altura demostrando que en español también se puede cantar jazz. Los norteamericanos Spyro Gyra siguen sonando como un reloj suizo y haciéndonos conciertos para disfrutar intensamente.

El cantante y actor malagueño Toni Zenet.
La noche del pasado sábado 16 de Julio se presentaba muy propicia en la séptima jornada del XIX Jazz San Javier, con dos conciertos que aunque totalmente diferentes definían a la perfección las diversas corrientes que esta música mantiene después de más de 100 años. La primera parte estaba protagonizada por el actor y cantante malagueño Toni Zenet, que la organización incorporó a escasos días de comenzar la presente edición en sustitución de la brasileña Rosa Passos, cuya gira por Europa para este verano tuvo que suspender debido a una enfermedad. Zenet fue como César: Llegó, vio y triunfó. Su espectáculo fue ampliamente reconocido por el público que llenó el auditorio del Parque Almansa y el cantante hizo lo que se esperaba de él para recoger la cosecha. En la segunda parte, el decorado cambió absolutamente como es costumbre en San Javier y el jazz instrumental de fusión apareció como un obús, con una de las bandas que desde la década de los 70 del pasado siglo XX viene manteniendo esa línea argumental que, sin duda, les sigue reportando grandes beneficios y satisfacciones como quedó patente en el auditorio Parque Almansa.

El pianista cubano, afincado en España, Pepe Rivero.
El jazz es una música universal. Bueno, todas las músicas son universales porque es un lenguaje que toda la raza humana entiende. Pero lo del jazz es una especialidad que se ha desparramado por los cinco continentes cogiendo de cada lugar aquellos aspectos que le son propios y que han venido a mejorar o, mejor, a completar las diferentes visiones que de él se tiene en cada lugar. España, hoy por hoy, es uno de los hervideros más interesantes e importantes de músicos del género y uno de ellos, Toni Zenet, lo demostró en su concierto del pasado sábado 16 de Julio en Jazz San Javier. Toni es un hombre afable y cercano. Ya en las pruebas de sonido dio muestras de ello gastando bromas con sus músicos y los chicos del backstage. Después visitó los camerinos y dijo que se sentía muy bien en ese festival. Poco después se dejó caer por la barra del restaurante ubicado en el Parque Almansa para pedir, como uno más, un café americano; departió con varios aficionados que le pararon y, en suma, que se dio ya un  baño de masas antes de cantar. Pero es que Toni Zenet es así de sencillo; es todo lo contrario a los divos o estrellas que sólo se mueven en su círculo. Zenet se mezcla con el público y es uno más de ellos, a pesar de ser el protagonista. 

José Taboada y su guitarra es uno de los pilares de Zenet.

El contrabajista José Vicente Muñoz.
Y llegó el momento de la verdad, como en otras actividades. La banda que acompaña al cantante de Málaga es una cuidada selección de músicos que poseen una dilatada trayectoria a sus espaldas. Pepe Rivero, al piano. La guitarra de José Taboada y el violín a cargo de Raúl Márquez; la sección de viento está a cargo del trompetista Manuel Machado y Ove Larson, en el trombón. El contrabajo es cosa de José Vicente Muñoz y el gran Moisés Porro se encarga de la batería y percusión. Con este grupo y “Por debajo de Madrid” arrancaba el concierto de Toni Zenet en Jazz San Javier que era aplaudido efusivamente nada más aparecer en escena.

El trompetista Manuel Machado.
Su espectáculo es el que podría hacer en Estados Unidos, salvando las distancias, un “crooner” (cantante) al estilo Tony Bennet o el mismísimo Frank Sinatra (por el sombrero que gasta, casi mejor éste). Explica cada canción antes de interpretarla; mantiene la expectación del público hacia el espectáculo y se sabe el director de todo sin aspavientos ni superioridades, pero con una efectividad pasmosa. Y canta jazz en español; sí señor, en español. Quién lo diría ¿verdad? Pues así es y queda igual de bien, porque todos lo hacen muy bien. Los textos de esas historias cantadas son obra, muchos de ellos, de Javier Laguna. Se habla de “Quién sabe”, “Ella era mala”, porque es una persona que te asfixia; “Sé que estás pensando en mi”, “Estela” o “Dientes de rata”, porque muerdes igual que ellas.

Ove Larson se encarga del trombón.
Y a cada nueva historia, Zenet le pone su toque vocal y escénico que para eso es también actor. Aunque muchos cantantes tienen siempre ese dominio del escenario, en Toni Zenet fluye como algo natural. Su concierto había conquistado por completo a un auditorio que, incluso, coreaba alguna de las piezas con él. 

Toni Zenet animando al público a cantar con él.
Y más historias para cantar y contar como “Casi mejor”, “No lo dudes”, el llamar por teléfono y colgar inmediatamente. “Confiesa”, “Qué será”, “Me gustas”, “Fuiste tú” o el final con “Fue por casualidad”. Alguna de éstas últimas pertenecen a su nuevo disco, que se estrenará en septiembre próximo, afirmando que “igual me echan una bronca por cantarlas antes de tiempo, pero me apetecía hacerlo”.

Raúl Márquez posee un swing envidiable con su violín.

El maestro de la batería y percusión Moisés Porro.
Agrupados todos saludaron a un auditorio que los vitoreaba puesto en pié, aplaudiéndoles para que regresaran e interpretaran una más. Y lo hicieron, para agradecer tan gran acogida en esta su primera visita a Jazz San Javier. Toni Zenet y sus músicos han demostrado que el jazz, también queda a una magnífica altura en español si se hace tan bien como ellos lo hicieron esa noche. Felicidades y suerte con el disco.

Toni Zenet y su banda durante su concierto.
La segunda parte tuvo el contraste a esta primera, pero complementaba lo que afirmaba al comienzo: presentar otra de las corrientes que se dan hoy por hoy en el jazz como es la fusión. Sus protagonistas eran viejos conocidos de todos merced a sus 32 discos grandes publicados desde 1977 a 2013. Pero también porque los habituales de Jazz San Javier ya tuvimos la ocasión de verles en ese mismo escenario hace ocho años, en la XI edición de 2008, compartiendo entonces la jornada con la cantante norteamericana Carrie Allyson que presentaba su recién estrenado disco “Imagina: Canciones de Brasil”. Como se puede comprobar, contrastes entonces y ahora en su regreso pero siempre fieles a su línea musical y creadora.

Jay Beckenstein, saxofonista y uno de los fundadores de Spyro Gyra.
El grupo que se mantiene en los últimos años está conformado por dos de los fundadores, Jay Beckenstein, en los saxos, y Tom Schuman en el piano y teclados. También continúa el cubano Julio Fernández y Scott Ambush en el bajo eléctrico que imprime una fuerza argumental a la banda. En la batería hubo un cambio para esta visita, ya que no pudo hacerlo Lee Pearson y en su lugar, sin desmerecerlo, llegó Lionel Cordew. “Catching The Sun” fue la pieza de bienvenida que, rápidamente, atrajo al auditorio hacia su parcela para no desconectarlo ya en algo más de hora y media.

Otro fundador de esta formación es Tom Schuman, que se ocupa del piano y teclados.
La música de Spyro Gyra tiene, desde hace muchos años, su propia identidad a pesar de que surgieron varias formaciones similares. Pero cada uno se construyó su sonido a partir de la fusión. Por eso son inconfundibles los toques de saxo de Beckenstein adornados o complementados por los teclados de Schuman y definidos por la guitarra de Julio Fernández, mientras que Ambush y Pearson (en esta ocasión fue Cordew) aportan la solidez de las bases rítmicas. 

El guitarrista cubano Julio Fernández.
Así que iniciaron todo un recorrido por varios de sus discos de éxito, a través de temas como “Guiltless”, “De la Luz” (escrito por Julio Fernández), “Morning Dance”, “Breakfast At Igor’s” (un café de Nueva Orleans al que Scott Ambush puso música) o “Harbor Nights”, que dibujaban diferentes etapas de Spyro Gyra en todas estas décadas de vida musical.

El bajista Scott Ambush.
Luego llegó un momento de gloria para Lionel Cordew a través de un solo al más puro estilo del grupo, que sirvió a modo de entradilla para continuar escuchando “Shanghai Gumbo”, “Good To Go-Go” y el broche final con un Jay Beckenstein haciendo sonar el saxo tenor y soprano a la vez en “Funk Yard Dog”. El delirio de un público entregado, familiar y muy cercano a la música y músicos que conforman Spyro Gyra. Un público que demandó una pieza más, a la que los norteamericanos no se negaron dejando sonar una balada preciosa y añeja de su dilatada trayectoria titulada “I Believe In You”, con la que, ahora sí, finalizaban este concierto de reencuentro con este festival y su público que es, como demostró Spyro Gyra, querido y añorado por los músicos que vienen hasta Jazz San Javier y repiten en ediciones posteriores.

El baterista Lionel Cordew.

Jay Beckenstein interpretando, a la vez, con el soprano y el tenor.
En suma, noche para contrastes, éxitos, querencias mutuas y fiesta musical que nos proporcionaron el espectáculo de Toni Zenet y la fusión jazzística de los norteamericanos Spyro Gyra. Y en esas horas de la madrugada del domingo 17, ya nos indicaban desde Córdoba que Steve Vai había clausurado con éxito atronador su Festival de Guitarra, mientras ya se dirigía hacia San Javier, por la A 92 en su autobús habilitado para su gira mundial. Pues aquí le esperamos.

Las fotos son obra de Goio Villanueva

Spyro Gyra durante su segunda visita a Jazz San Javier.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada