martes, 26 de julio de 2016

LA TROUPER’S BAND NOS DIERON SWING HASTA REVENTAR


La banda oriolana ofreció espectáculo y diversión a todo el público que abarrotaba la Explanada Barnuevo, en Santiago de la Ribera.


El "Padrino" Gaby Suñer en su trono presentando a su banda.
 El tercer concierto gratuito y fuera de la sede habitual que en esta XIX edición ha rescatado y programado el Festival de Jazz de San Javier nos ofreció, a través de la banda de Orihuela Trouper’s Swing Band, todo un derroche de buen humor, mejor ambiente y swing, mucho swing, que hizo las delicias de pequeños, medianos, grandes y mayores en una explanada Barnuevo donde no cabía ni un alfiler. Porque se llenó el recinto acotado y todo el exterior de aficionados y público en general que viven o veranean por estos días en Santiago de la Ribera. Luego verán una foto que acreditan estas afirmaciones. La Trouper’s Swing Band supo atraer a su terreno a todas esas personas, les hizo disfrutar y, en suma, pasar casi dos horas muy agradables y divertidas que seguro no van a olvidar. Les cuento todos los detalles que recuerdo y apunté.

Gaby Soñer anima al público mientras interpreta una de las piezas musicales.
La luna llena se asomaba por el Mar Menor iluminando sus aguas y orillas. En Santiago de la Ribera, en estos días, se celebran las fiestas en honor al Patrón Santiago. Muchas personas llegadas desde otros puntos de la Región de Murcia y de fuera de ella que pasan estos meses del verano en la población ribereña. Y en toda esta amalgama de circunstancias que no son las habituales del resto del año, Jazz San Javier ha recuperado su programación paralela que tuvo que suspender en 2010 por la crisis y recortes. Éste de hoy (por el jueves 21 de Julio) será el tercero de los cuatro previstos. Sus protagonistas van a ser músicos de la Vega Baja del Segura (con sede en Orihuela) que conforman una banda de swing de las mejores que he visto por la zona en muchos años. Se hacen llamar Trouper’s Swing Band y son siete músicos que hacen bailar al más serio de la tropa y procuran diversión a tope. Sus nombres son el “Padrino” Gaby Soñer, cantante y Maestro de Ceremonias de la banda; José Serna Gío, guitarra; Julián Egea, batería; Stephan Soñer, contrabajo; José Luis Olmo, saxo; Nandy SanMartín, trompeta; y Dani Gilabert, trombón.

Julián Egea comenzó a redoblar en los timbales. Ahí comenzó todo.

Pues como he indicado, la explanada de Barnuevo registraba un lleno poco usual en otras citas. Pero lleno no sólo el recinto acotado, sino el resto de la explanada y aledaños incluidos terrazas de restaurantes, cafeterías y heladerías. El swing sigue siendo una música que atrapa, que te hace moverte y divertirte. Si además le añades una banda que sabe dirigir todas esas cualidades y completarlas con buen humor y simpatía, el espectáculo está servido. Y vaya si lo estaba. Los temas comenzaron a sonar después de una ceremoniosa presentación del “Padrino” y sus músicos. Los primeros redobles de timbales anunciaban “Sing, sing, sing”, los músicos se situaban y hacían sonar sus instrumentos mientras Gaby Soñer se paseaba entre el público del recinto estrechando manos y saludando amablemente. Los vientos dieron la réplica y toda la banda dejó sonar su enorme potencial.

Dani Gilabert saca notas increíbles del trombón.

Luego, Soñer, Gaby, nos presentaba “Tema loco” animando a todo el mundo a que bailara y se divirtiera sin parar. El público reaccionaba a la perfección a todo lo que el “Padrino” Soñer les indicaba. La fiesta estaba servida y músicos y público eran todos uno. El swing nos había atrapado y ya no podíamos parar. La música era un imán que no podías quitártelo de encima (y tampoco queríamos, qué diablos). “Sospechosos habituales”, “Swing frenesí”, “RKO” (incluida en su cd), “Como nadie” y “Salta” (obvio decirles que toda la explanada saltaba a su ritmo) fueron obuses que perforaron las almas de todos los que asistíamos a este tremendo espectáculo.

El saxofonista José Luis Olmo.

Luego llegaron otras piezas divertidas, como por ejemplo la versión que prepararon de “Gwendolin” para presentarla en San Remo. O “Route 66”, “Corre Nandy” (por el trompeta, que se marcó en el escenario una carrera acompañado por Gaby Soñer), además de “American Graffity” o “Misirlou” terminaron por instalar la locura en toda la explanada. Como aún había tiempo y la noche propicia para ello, la Trouper’s continuó repartiendo swing a diestro, siniestro y centro del escenario. Se escucharon canciones por muchos de nosotros conocidas como “Americano” al que siguió un potpurrí de éxitos de Louis Prima entre los que no podía faltar el mítico “Gigoló”. Qué más quieren que les cuente. Que el público no se movía y la Trouper’s Swing Band pidió permiso para continuar y la organización les dejó unos cuantos bises que provocó que muchos de las personas mayores que no paraban de blincar en sus asientos terminaran por salir de sus sillas y ponerse a bailar como Dios manda.

José Serna en la guitarra.
Stephan Suñer arengando al personal para que no parara de bailar.
Nandy SanMartin durante la pieza "Corre Nandy"

En suma, creo que hasta la fecha la noche más divertida de las tres que se llevan celebradas, aunque la primera en la plaza de España y con “King” Solomon Hicks tampoco se quedó atrás. La Trouper’s nos dio swing hasta quedar exhaustos. La siguiente cita es en el auditorio Parque Almansa con dos conciertos bien distintos aunque, seguro, ambos gustarán a los aficionados. El primero de ellos el regreso del pianista catalán Jaume Vilaseca, que lo hace con su hija Mar (dicen que es una futura estrella del jazz vocal español) y el invitado especial con su sitar Ravi Chari, que también vino en 2011. Nos ofrecerán temas de su disco “Jazznesis II”. Y en la segunda parte, un decorado absolutamente distinto, con la banda original de quien creara el funk: La James Brown Original Band. Les contaré todo lo que acontezca en esa noche del viernes 22. Les espero.

El autor de las fotos es Goio Villanueva.


Así estaba la explanada Barnuevo y sus aledaños.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada