lunes, 11 de julio de 2016

LA NOCHE DE SAN JAVIER FUE ATRAPADA POR EL JAZZ DE IGNASI TERRAZA CON RONALD BAKER Y EL “BLUES” DEL REY KEB’ MO’

El pianista catalán recibió uno de los dos Premios del Festival que se han otorgado en esta edición, con todo merecimiento tras escuchar el concierto que dejó en el Parque Almansa. En la segunda parte, el regreso del Rey del Blues: Keb’ Mo’. No es que superara visitas anteriores, sino que encandiló en un concierto arrollador y muy limpio de sonido. Noche de grandes y elocuentes discursos musicales, que extasiaron y divirtieron al auditorio.

El pianista barcelonés Ignasi Terraza iniciando su concierto.
Tercera noche del XIX Jazz San Javier y ya no sabes con cuál quedarte de las tres. Ello me lleva a afirmar, al menos de momento, que el nivel está muy alto y al aficionado –y al que suscribe también- se le hace difícil decantarse por una. Lo del viernes 8 de julio en el auditorio del Parque Almansa fue “demasiao”. Y miren que los conciertos tenían una clara diferencia, pero ni por esas. Quedó una noche redonda, de las que hacen afición en ambos apartados: El jazz y el blues. Pero por partes.
El pianista catalán Ignasi Terraza regresaba a San Javier donde ha estado en diversas ocasiones, pero nunca lo había hecho en el festival de jazz con su propio grupo que llegaba en formato de cuarteto con, además de su piano, el gran Horacio Fumero (y casi inseparable de Terraza), Esteve Pi, un baterista que ha tenido una progresión ascendente en los cuatro últimos años y, para mí, es uno de los más delicados bateristas cuando ejecuta desde su instrumento, y el joven pero eficaz saxofonista Gabriel Amargant, que supo mantener el alto nivel que exigían sus compañeros de viaje. Si con este grupo Terraza dejó unas primeras muestras de cómo hay que abordar esta música para hacerla fácil, asequible al gran público y elevarla a los altares ni que decir tiene cuando después de regalarnos dos primeros avances con “Imaginant Miró” y “Tiempos de Cambios” (entre una y otra presentó al trío habitual que había sobre el escenario), nos anunció la presencia del gran trompetista y cantante norteamericano Ronald Baker para interpretar la pieza que escribió Terraza dedicada al gran trompetista Clark Terry, fallecido el pasado año.

Horacio Fumero, el gran contrabajista argentino afincado en España.
Les recuerdo que habíamos escrito que Ignasi Terraza llegaba a esta edición de Jazz San Javier con un cuarteto y así fue. Pero quiso poner énfasis en su cuarto compañero: Gabriel Amargant, saxofonista tenor y soprano, del que Terraza destacó “su madurez a pesar de su juventud”. Bueno pues ya en formación de quinteto atacaron una pieza de Ronald Baker, "Samba Not", que apuntaló ese viejo y pegajoso sonido de los conciertos de jazz de antaño. Y no es de extrañar porque Ignasi Terraza siempre ha utilizado esa manera de hacer didáctica del jazz. Esto es, presentar nítidamente la melodía para dejar después libertad a los músicos en torno a ella. Los resultados no pueden ser mejores y altamente definidos para cualquier neófito que quiera instruirse en esta música. 

El trompetista y cantante Ronald Baker atrapó al auditorio de San Javier.
Luego llegarían otras piezas del Songbook Jazz –y primera muestra vocal de Ronald Baker con el inmortal tema de Erroll Garner “Mistyc”, al que seguirían "Noia, Jacints i Futbol (Chica, Jacintos y Fútbol)", del propio Terraza, más una versión en la que el auditorio fue otro músico con sus coros e imitando el pitido de la máquina del tren en otro inmortal de Ellington titulado “Take The A Train” que logró del público una entrega absoluta y definitiva a este quinteto liderado por Ignasi Terraza con su invitado Ronald Baker. 

Esteve Pi se ha convertido en uno de los bateristas más finos y con mayor proyección de las últimas hornadas de músicos españoles.
Después de esa divertida y participativa pieza del añorado Duke Ellington, Ignasi Terraza presentó “Yo vengo (en catalán es Jo Vinc, y aprovechó el juego fonético para dedicarlo al también recordado Antonio Carlos Jobim), en el que Terraza dejó un gran espacio a la trompeta de Baker. Un trompetista que demostró su dominio con este instrumento, dosificando magistralmente la expiración y logrando casi sonidos de sordina sin aplicarla. En definitiva, una maravilla que acaparó la máxima atención de los aficionados con el blues “Cripple, Crapple, Crutch” en el que combinó trompeta y voz y con el que se daba por terminado este maravilloso concierto que, sin duda, es uno de los que ha hecho afición y ha proporcionado muchas satisfacciones de los denominados aficionados “pata negra”. 

Alberto Nieto, Ignasi Terraza recibiendo el Premio del Festival, José Luengo alcalde de San Javier y David Martínez, concejal de Cultura.
No acaba ahí todo, porque el director de Jazz San Javier, Alberto Nieto, junto al alcalde del municipio y su concejal de Cultura, José Luengo y David Martínez respectivamente, subieron al escenario para entregar el Premio del Festival a Toda una Carrera Musical (este año por primera vez, se ha utilizado el Reglamento que indica que podrán concederse dos premios cuando uno de ellos no sea europeo, como es el caso de Kevin Mahogany que cerrará esta edición) al pianista español, natural de Barcelona que cumplirá este 14 de Julio 54 años, Ignasi Terraza. El músico se mostró honrado con este premio y aseguró que “demuestra una madurez de España ya que, subrayó, está claro que cada vez hay mejores y más músicos de jazz en nuestro país cuya demostración son los muchos festivales que se celebran y las actitudes de los ayuntamientos como el de San Javier hacia esta música”. Ignasi Terraza quiso compartir el premio con todos aquellos que durante estos años le han apoyado (su familia ha sido su pilar más importante) pero también, destacó, “con los músicos con los que hoy he tocado. El jazz es una música de equipo, aclaró, y sin ellos no hubiera podido ser posible este concierto”. Bellas palabras de Ignasi Terraza para sus compañeros de escenario y para definir, en suma, lo que es la música de jazz.

Otro firme candidato para altos vuelos musicales: El saxofonista Gabriel Amargant.
El broche final fue con otra creación del pianista titulada “Six Times Ten”, que volvió a arrancar el aplauso y reconocimiento unánime de un auditorio puesto en pié. Felicidades, Ignasi.


El quinteto al completo liderado por Ignasi Terraza.
La segunda parte de esta tercera jornada tenía un decorado diferente, aunque no tan alejado del que había pintado el pianista catalán. Por tercera ocasión, el guitarrista, compositor y cantante norteamericano, Keb Mo (Kevin Roosevelt Moore) regresaba a Jazz San Javier para dejarnos piezas de sus tres registros posteriores a 2012, última fecha en la que estuvo en el festival, y que a posteriori resultó otro magistral y divertido concierto que, incluso, ha mejorado los anteriores en Jazz San Javier. Con un sonido limpio comenzaron a sonar las notas de “Suitcase” desde esa guitarra dobro,y el blues inició su andadura por el auditorio del Parque Almansa, lento pero con paso firme, adueñándose de nuestras almas.

El señor Keb Mo, Rey del Blues postmoderno.
Dicen que Keb Mo se ha convertido en el Rey del Blues. No sé muy bien si será así, pero lo que puedo afirmar es que hay pocos como él en un terreno que no es fácil evitar repeticiones de viejos moldes dejando, además, tu personalidad bien definida logrando ser diferente al resto, como demostró en “Am I Wrong”, otra pieza con la guitarra acústica titulada “Loola Loo” y en una preciosa balada que rayaba más en aires vaqueros titulada “City Boy”. Por cierto, la colección de guitarras que viajan con Keb Mo es para exponer; a cuál más bella, aunque todas tienen su función y suenan maravillosamente bien en sus digitaciones.

Casey Wasner el baterista del actual grupo de Keb Mo.
Sin dejar la acústica, Keb Mo atacó “Tell Everybody I Know” para volver a elevar los ánimos que había dejado descansar brevemente. Tal y como he señalado anteriormente, el norteamericano ha logrado un sonido nítido gracias a los pinganillos estéreo que utilizan todos los músicos y dejando más espacio en el escenario al no tener monitores. Keb Mo ha sabido dosificar el camino de su concierto en el XIX Jazz San Javier pasando de temas algo más animados, a las baladas lentas o medias que dan ese toque de sosiego necesario en todo concierto que se precie, como hizo con “Shave Yo’ Legs”, para volver a subir un poco el ritmo con “Life Is Beautiful” y continuar con “Rita” (donde se aprecia un toque del sonido de la Costa Oeste) y “Government Cheese”; momento que aprovechó para presentar a su banda integrada por el guitarrista y teclista Michael B. Hicks; el bajista zurdo Stan Sargeant y el baterista Casey Wasner con los que logra un sonido compacto y unísono sin estridencias y con el sosiego que dan los años para lograrlo.

Junto a Wasner, Stan Sargeant completa, con su bajo eléctrico, una sólida sección rítmica.
El músico de Los Ángeles regresaba a los ritmos medios con “All The Way” o “Everyday People” que son muestras de la fusión que pone en práctica Keb Mo para componer su ya extenso cancionero. Les he citado antes el “sonido de la Costa Oeste” que definió la música que se creaba en esa parte de los Estados Unidos y de donde procede Keb Mo. Pero también han tenido incidencia en su trayectoria los sonidos de Nashville, la ciudad donde actualmente reside y que es otro de los hervideros musicales de Norteamérica. Como la balada “Don’t Try To Explain” o el cierto aire vaquero de “More Than One Way Home”.

El guitarrista y teclista Michael B. Hicks.
“The Old Me Better” puso la nota simpática en el extenso repertorio de un concierto que superó la hora y 40 minutos. A él siguieron “Somebody Hurt You”, de regreso al más puro ritmo de blues, para continuar por ese sendero que nunca pierde de vista en un blues más lento titulado “Dangerous Mood” y volver a incrementar la rítmica con “The Worst Is Yet To Come” en el que reiteró sus buenas maneras para “riffear” con una de sus guitarras mientras Hicks coloca los acordes precisos desde los teclados.

El concierto de Keb Mo fue grandioso y con un sonido limpio y compacto.
La recta final de este grandioso concierto que nos dejó Keb Mo en el XIX Jazz San Javier estuvo conformada por “The Door”, un tema elegante que lejos de cerrar la puerta a un bis, el músico regaló dos a un auditorio que se mostró entregado y afectivo con el de Los Ángeles. Tras un breve descanso de medio minuto, Keb Mo regresó al escenario del Parque Almansa para, insisto, regalar dos bises: “She Just Wants To Dance” y “I’ll Be Your Water”, que no estaba en el listado previo, logrando que todo el auditorio le mostrara su admiración y respeto.

En definitiva, una noche, la de Jazz San Javier, que fue atrapada por el jazz y el blues que de manera magistral pusieron el español Ignasi Terraza Quartet con el trompetista Ronald Baker y el guitarrista norteamericano de Los Ángeles Keb Mo. La siguiente jornada, sobre el programa, no iba a desmerecer a sus predecesoras. “Mussette” francesa con el trío del acordeonista Ludovic Beier y la invitación del violinista Costel Nitescu en la primera parte. La segunda sería toda una demostración del mejor “soul” de siempre, con una voz joven que ya ha conquistado el camino que le llevará al estrellato: Myles Sanko. Se lo cuento después.

Las fotos de todos estas crónicas son obra de Goio Villanueva

La banda de Keb Mo al completo, en su regreso a Jazz San Javier.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada